A fuerza de construir bien, se llega a buen Arquitecto (Aristóteles)